BLOG

Insolvencia y Reestructuración de Deudas

Insolvencia Empresarial y Reestructuración de Deudas

Las empresas en situación de estrés, de insolvencia, o incluso abocadas a un proceso concursal constituyen el objetivo de los Business Recovery Services (BRS): Servicios de Reestructuración financiera.

Este mecanismo persigue la unificación de deudas de la empresa en dificultades, siguiendo un protocolo de actuación que propicie un acuerdo con sus acreedores, con fundamento en distintas opciones: prolongar los plazos de las deudas, refinanciar las condiciones de los créditos, modificar los tipos de interés, etc.

Reestructurar o refinanciar las deudas de la empresa es un medio de conseguir capital que posibilite un crecimiento inmediato y una mejora de la liquidez, postergando vencimientos de pago.

En este tipo de situaciones, hay varias premisas ineludibles a cumplir por parte del empresario:

-anticipación; el factor tiempo resulta determinante respecto del posible éxito o fracaso del planteamiento. La anticipación y prevención frente a incidencias de incumplimiento con acreedores posibilitará presentar el planteamiento en mejores condiciones.

-identificación precisa de la situación real, y de los problemas circundantes, con un diagnóstico sobre el rango que ocupan a la hora de definir prioridades (importe de la deuda, plazo de vencimiento, garantías prestadas…)

-diseño y presentación de un plan de negocio orientado hacia el corto y hacia el largo plazo, fundamentado en premisas objetivamente verosímiles, y apoyado en una estrategia eficaz de negociación

Reestructuración. Refinanciación

La reestructuración / refinanciación modifica los plazos de amortización y las obligaciones de pago de la empresa, alargando vencimientos en el tiempo y reduciendo los tipos de interés a pagar. Los instrumentos que permiten alcanzar este objetivo pueden variar:

– Sale & Lease-back; venta de inmuebles con opción de recompra estableciendo precios de renta ajustados a las posibilidades del negocio

– Conversión de pólizas de descuento y de créditos a corto plazo en préstamos a largo plazo

– Conversión de préstamos en capital

– Préstamos participativos

Presupuesto ineludible a acompañar a cualquier tipo de propuesta dirigida a los acreedores es el Plan de Viabilidad; plan de acción que deberá abordar en detalle la actual situación económico-financiera de la sociedad, así como sus proyecciones; el detalle de sus deudas, las medidas ya emprendidas y las previstas para salir adelante, así como los ajustes previstos por la dirección de la empresa para cambiar la situación, que deberán reflejar un compromiso personal de implicación en el Plan por parte de la propiedad y de la dirección de la empresa.

El desarrollo del proceso de negociación incluirá:

– negociación con proveedores y acreedores en busca de apoyo al plan, como punto previo a solicitar la reestructuración de las deudas con las entidades financieras.

– presentación del plan de viabilidad y de la propuesta de refinanciación a las instituciones financieras, tras lo cual debe acordarse un periodo de paralización de actuaciones ejecutivas (“Stand still”), por un plazo determinado en el que desarrollar las negociaciones

– acuerdo inicial, que se plasmará por escrito, con los aspectos principales del mismo: nuevas condiciones de financiación, garantías ofrecidas, nuevo calendario de pagos, comisiones, obligaciones a asumir por la empresa, etc.

– el acuerdo definitivo, una vez alcanzado, se elevará a público ante notario

Contenido del acuerdo de refinanciación / reestructuración

El documento que oficializa todos los acuerdos alcanzados incluirá los siguientes aspectos:

* Motivos que llevaron a la refinanciación y acuerdos a los que la refinanciación sustituye.

* Definiciones correspondientes a los términos comprendidos en el contrato y sus interpretaciones.

* Condiciones de cada instrumento financiero pactado: cuantía, plazo, vencimiento, tipo de interés, amortizaciones, etc.

* Condiciones de los instrumentos financieros acerca de la morosidad, comisiones, pagos, etc.

* Garantías que respalden las nuevas obligaciones financieras.

Anexo(s) que detalle(n) información pertinente al acuerdo de refinanciación.

Medidas complementarias

Las empresas solventes pero que atraviesen situaciones con tensiones de tesorería, pueden recurrir a posibles alternativas a aplicar, con carácter simultáneo a la refinanciación crediticia; así, los anticipos sobre facturas de clientes, o bien propiciar descuentos de facturas emitidas por proveedores en plataformas de descuento de facturas.

Conclusión

Los procesos de refinanciación suelen ser largos e incluso muy largos; requieren una cuidadosa planificación y una templada negociación para evitar caer en situaciones de morosidad que desestabilicne a la empresa.

En toda reestructuración se debe considerar siempre el interés de las dos partes involucradas: por un lado, la empresa, que busca garantizar su viabilidad y la continuidad de sus operaciones; por el otro, los acreedores, que desean garantizar la recuperación del capital que han aportado.

La empresa debe justificar cuidadosamente el motivo por el que busca la refinanciación y detallar los planes previstos a futuro que posibilitarán mantener su crecimiento y cumplir con sus nuevas obligaciones financieras



By: Eduardo Araolaza | Publicado 04-07-2018 | Jurídico